Patentes

¿Qué son las patentes?

Una patente es un derecho de propiedad por 20 años sobre un invento, el cual confiere al titular el derecho de evitar que otras personas fabriquen o vendan algo que funcione de la misma manera que la invención sin su consentimiento. Éste es un derecho de propiedad que se otorga a nivel nacional, país por país, y en algunos casos en regiones completas. Sin embargo, existen varios sistemas internacionales que simplifican el proceso de solicitud en múltiples países a la vez.

¿Qué protege una patente?

Una patente otorga al titular el derecho de evitar que otros fabriquen o vendan el producto o proceso protegido. Es importante hacer notar que esto no quiere decir que la patente confiera automáticamente al titular el derecho de fabricar o utilizar el invento él mismo. Es posible conceder una patente para un producto o proceso que esté regulado por otras leyes y reglamentos a los que también tendrá que ceñirse el inventor. Por ejemplo, tener una patente para un explosivo no da derecho automático a fabricarlo, o una patente para un fármaco no confiere el derecho de venderlo al público, pero sí da derecho a evitar que otros lo hagan. Específicamente el artículo 25 de la Ley de Propiedad industrial mexicana confiere al titular las siguientes prerrogativas:

  1. Si la materia objeto de la patente es un producto, el derecho de impedir a otras personas que fabriquen, usen, vendan, ofrezcan en venta o importen el producto patentado sin su consentimiento.

  2. Si la materia objeto de la patente es un proceso, el derecho de impedir a otras personas que utilicen ese proceso y que usen, vendan, ofrezcan en venta o importen el producto obtenido directamente de ese proceso, sin su consentimiento.

Existen algunas excepciones a contempladas, algunas son, entre otras: terceros que realicen actividades privadas o académicas sin fines comerciales, la comercialización y uso del producto patentado posteriormente a que haya sido introducido lícitamente al comercio y terceros que hayan realizado alguna de las actividades descritas por el artículo 25 anteriormente a la fecha de prioridad reconocida de la patente.

Partes de una patente 

Las patentes tienen dos partes: la descripción y las reivindicaciones.

La descripción empieza con una discusión del arte previo o estado de la técnica, sus limitantes y  la explicación del modo en que la invención resuelve el problema. También describe al menos una configuración o implementación del invento. Ésta debe de cumplir con el criterio de suficiencia, es decir que un experto en la materia pueda reproducir el efecto del invento, por lo tanto debe ser bastante detallado como para ser reproducido por alguien con conocimientos técnicos pero no capacidad inventiva. Es importante recalcar que una vez presentada la solicitud de patente no está permitido agregar información adicional, por lo que es indispensable asegurarse que todo el contenido necesario esté incluido desde el principio.

La descripción, sin embargo, no establece la protección, sino que son las reivindicaciones aprobadas las que establecen el alcance del derecho conferido. La descripción y los dibujos sólo servirán para interpretarlas.   Las reivindicaciones deben definir la invención en los términos más amplios posibles siempre que siga siendo patentable, es decir, sin incluir otro estado de la técnica previo. Las reivindicaciones deben tener un balance entre consideraciones comerciales (atrapar a la mayor cantidad de infractores) y consideraciones legales (asegurar que la patente sea válida).

Cuando la validez de una patente es examinada, se compara la reivindicación más amplia contra el “arte previo” para juzgar si cumple con los criterios de patentabilidad. Cuando se juzga la infracción de una patente se compara el producto o proceso que presuntamente infringe contra la reivindicación de la patente para juzgar si tiene todas las características de la reivindicación de la patente y por lo tanto, la infringe. Si se juzga que el producto o proceso tiene características técnicas diferentes, entonces no habrá infracción de patente y el invento similar podrá seguir fabricándose o vendiéndose. Es por esta razón que se busca describir la reivindicación principal de la patente en los términos más amplios posibles con el objetivo de impedir que pequeños cambios de diseño o proceso (según el tipo de patente), permitan replicar el invento sin infringir la patente.

soluciones de tecnología ilustración